Business Fail 640×400

4 causas para que un emprendimiento fracase

Entre las causas para que un proyecto no se concrete se encuentran, entre otras, no validar el modelo de negocio, problemas de socios y dificultades en la gestión de equipos.

  • No validar el modelo de negocio: Muchos emprendedores creen tener una buena idea y sin pensárselo dos veces se tiran a por ella (Desarrollan un producto, contratan personal y acaban embargando sus vidas durante muchos años si esta idea les sale mal). Aunque esta actitud es muy loable, un buen emprendedor siempre validará sus hipótesis de negocio antes de lanzarse al ruedo. Este es uno de los principios de la metodología Lean Startup y realmente puede evitar muchos fracasos en las empresas. Antes de invertir tiempo y dinero en desarrollar un producto o servicio debemos hacer una investigación sobre las necesidades del mercado y la competencia, hacer entrevistas a potenciales compradores o incluso hacer un MVP (Minimum Viable Product).
  • Problemas de socios: Los socios son otro de los principales problemas de fracaso. Y es que co-fundar una empresa es casi como un matrimonio (pero sin sexo). Vas a pasar muchas horas con la otra persona y vas a tener que depositar una gran confianza en ella para que todo funcione. Si algo sale mal… puedes ir despidiéndote de la empresa. Muchas veces los emprendedores cometen el error de buscar un socio únicamente por el temor a emprender solos (error). En otras ocasiones se cogen a socios únicamente por ser amigos o familiares a pesar de que estos no tengan nada que aportar a la empresa (error). Y otras muchas veces se cogen socios únicamente por no tener que contratar a alguien que haga determinadas tareas (error); un socio se convertirá en el empleado más caro que jamás hayas tenido (vas a tener que dividir los beneficios con él). Para ampliar todo este tema recomiendo El libro negro del emprendedor de Trias de Bes.
  • Dificultades en la gestión de equipos: Una persona puede ser muy buena emprendiendo pero un desastre gestionando equipos. Este suele ser otro de los principales problemas de fracaso. Cuando una empresa comienza a crecer y el equipo aumenta, un emprendedor se puede ver desbordado ante las dificultades de coordinar un equipo. Es por este motivo que en muchas Startups, cuando se crece lo suficiente, el emprendedor tiene que contratar a una persona para que asuma la responsabilidad de CEO. Hay herramientas como TribeScale muy útiles en la gestión de equipos, pero aún así, toda la formación que pueda adquirir un emprendedor en este ámbito será poca.
  • Lo difícil no es emprender, es crecer: Después de la fase emprendedora comienza una frase aún más difícil: La fase de crecimiento. Mientras que en la primera fase podemos haber contado con alguna fuente de financiación externa (préstamo, crédito, ahorros personales…) en la fase de crecimiento tendremos que comenzar a demostrar resultados, es decir, beneficios. A muchos emprendedores se les olvida esto e intentan no salir nunca de la fase emprendedora. Es cierto que grandes Startups han conseguido grandes logros sin dar nunca beneficios (sólo por el potencial que estas tenían para sus inversores), pero esta no es la norma general. Un negocio que quiera funcionar deberá demostrar beneficios y cuanto antes mejor. Si un emprendedor pierde esto de vista, quizás sea demasiado tarde cuando quiera darse cuenta de que va cuesta abajo y sin frenos.

Fuente: Forbes